miércoles, 30 de junio de 2010

26-06-10 TRIATLÓN DE BUELNA - INVICTUS (Por Bárbara Gutiérrez Teira)


Ganar, vencer, derrotar, dominar, conquistar, obtener. Todos sinónimos de un acto que proporciona placer. Perseguimos un empeño, un logro, un objeto, una superioridad, y cuando lo alcanzamos, obtenemos placer. Cuanto mayor haya sido el esfuerzo por alcanzar ese logro, mayor será ese placer.

Este concepto tan simple es común a todos los mortales, probablemente por alguna patraña de la evolución y la supervivencia del individuo y de la especie. O quizás no, y esa idea es sólo deformación profesional. Pero lo cierto es que tiene que ser algo muy poderoso y que supera la razón lo que nos empuja siempre a buscar cualquier victoria, lo que nos despierta ese deseo ardiente de ser el primero, el mejor. El instinto es tan fuerte que algunos individuos son capaces de herir a otros, maltratar y modificar su cuerpo con drogas o arriesgarse a ser humillados públicamente por conseguirlo. Pero incluso así, de forma sucia, ganar da placer.

En el deporte, la forma más evidente de vencer es alcanzando el podio. Esos tres escalones suponen la representación más minimalista de la codicia humana, pero al mismo tiempo conceden a los que allí se suben orgullo, poder, gloria y la satisfacción de la recompensa de un trabajo bien hecho. Y este fin de semana, tres grandes del triatlón de larga distancia han experimentado, una vez más, la sensación que viene de la mano de una gran victoria, dándonos a sus seguidores una pequeña calada del mismo placer. Tres grandes, que humildemente pasan casi desapercibidos en el mundo deportivo.

El sábado, en Vitoria-Gasteiz, Eneko Llanos y Virginia Berasategui subían a lo más alto en sus respectivas categorías en el Campeonato de Europa de Larga Distancia. Una victoria que, según han expresado los propios atletas, la viven por partida doble; La victoria de un Europeo, y la victoria de un Europeo “en casa”. Enhorabuena a estos dos triatletas.

Un poco más lejos, Marcel Zamora alcanzaba otra victoria también muy especial, un primer puesto en el Ironman de Niza con un tiempo de 8 horas 25 minutos. También para él con un redoble, pero en este caso orquestado por hacer de ésta su quinta victoria consecutiva en este circuito, algo que nadie había conseguido hasta ahora. Su objetivo desde el primer momento no había sido sólo el primer puesto, su objetivo fue hacer historia en el triatlón, y el domingo alcanzó la recompensa que se concede tras meses de sufrimiento y preparación. Enhorabuena también a Marcel.

Pero no sólo los grandes o los que se suben al podio son vencedores. Hay ocasiones en que las mejores partidas se ganan desde los últimos puestos.

El sábado se celebraba también el V Triatlón Larga Distancia Valle de Buelna, en Cantabria. Le había echado el ojo a esta carrera hacía un par de temporadas, y este año en cuanto salieron las inscripciones me apunté sin dudarlo. Sin embargo, según se iba acercando el día las cosas no prometían lo que yo tanto había esperado. Y efectivamente, la carrera resultó, desde el minuto uno, una de las experiencias más duras de mi vida deportiva.

El circuito era perfecto, en todos los sentidos, mi cuerpo estaba fuerte y descansado, pero mi mente no estaba a la altura. Llevaba varias semanas que no levantaba cabeza y las ganas y la motivación para todo se habían esfumado. Había acudido sin ganas, con malos entrenos, con pocas horas de sueño y malas comidas, y sobre todo, triste, muy triste.

Desde el bocinazo de salida hasta más o menos la mitad de la carrera me limitaba simplemente a avanzar, a ver pasar los kilómetros. A veces incluso ni a eso, porque a ratos las lágrimas se me agolpaban en el acantilado del ojo y me nublaban toda la visión obligándome a enfocarme aún más en la mierda que llevaba en mi interior. Acontecimientos desafortunados que se habían sucedido uno tras otro, personas a las que quería y que me había hecho daño de forma gratuita e intencionada sin yo entender el por qué, gente más querida aún que sufría también sin justicia…

No hubo de pasar mucho tiempo para que me quedara la última. Las pocas mujeres que habían salido del agua en cola conmigo me habían adelantado en los primeros puertos, y mientras, yo intentaba aguantar las lágrimas al tiempo que mi cabeza jugaba un partido de tenis con la idea de seguir hasta donde pudiera o retirarme. Pero sólo me he retirado una vez de una carrera, y la rabia y el cabreo que entonces sentí aún me dura, y eso fue lo que me hizo seguir adelante.

Afortunadamente la vida sabe lo que se hace, y en este tipo de experiencias, llega un día, un momento concreto, un breve instante, en el que la mente parece despertar de ese letargo de tristeza y todo cambia, todo se ve diferente, con optimismo, con ilusión, y con la certeza de que las cosas ya sólo pueden ir a mejor. Y creo que a mí el momento me llegó al coronar el Alto de San Cipriano. En ese punto fui consciente de que ya no me podía dar la vuelta y que mi única opción era continuar hacia delante. En todos los sentidos. La bajada de ese puerto a más de 60 km/h fue como una bocanada de aire fresco. Casi sin tocar el freno, el aire en la cara, la humedad, los bosques, el verde... Me empecé a encontrar cómoda, muy cómoda. Me acoplaba si el terreno lo permitía, y poco a poco las piernas empezaron a trabajar. Y mi mente también, pero ahora en la dirección adecuada. Todavía tenía todos aquellos pensamientos, pero el punto de vista estaba cambiando. Supe que las cosas son mucho más insignificantes de lo que a priori puede parecer, que tras una época mala viene una época buena, que hay gente por la que no merece la pena gastar ni un mísero minuto de tu tiempo porque no lo valen, que las personas que me rodean y a las que quiero son mucho más fuertes de lo que puede parecer y que van a estar bien, y que las personas que están a mi lado son las que realmente merecen la pena y con las que quiero seguir adelante. Las piernas cada vez iban a más y mi ánimo también haciendo que la dureza inherente en el circuito de esta carrera me pareciera incluso insignificante. Los puertos, el paisaje, el goce que me da la bici, el colegueo que existe en la larga distancia, todas las circunstancias se estaban confabulando para mostrarme lo afortunada que era de estar en aquella carrera tan espectacular. Empecé a adelantar a gente. Mujeres, seis o siete, no lo sé, pero también a muchos hombres. Y cuando conseguí llegar a la segunda transición, la idea de retirarme ya había desaparecido y la que imperaba era la de acabar. Ya sólo podía acabar.

La carrera no era fácil. Los cinco primeros kilómetros eran cuesta arriba y el flato empezó a hacer de las suyas obligándome a parar. Esos kilómetros fueron muy lentos, en el kilómetro 4 llevaba 29 minutos, pero me daba igual. Veía a mucha gente andando, estaba siendo duro para todos. De vez en cuando los pensamientos regresaban, pero ya no dolían y las lágrimas se habían secado. Y yo ya sólo tenía la certeza de que tenía que acabar esa carrera. Tú acaba, como sea, pero acaba, me repetía una y otra vez. Y en el kilómetro 5 el flato se fue, el malestar de los primeros kilómetro también, mi cuerpo se empezó a erguir, levanté la cabeza y empecé a correr. No sabía muy bien que ritmo llevaba. Sabía que no iba muy rápido, pero si conseguía hacer los siguientes 16 kilómetros a ese ritmillo sería un gran logro, dadas las circunstancias. No quería mirar el crono, no quería saber el tiempo, sólo ver pasar los kilómetros, diez, doce, catorce, muchísima animación, eso ayudaba, aún me dio tiempo a pasar a alguna chica más, y eso también me animaba. No quería bajar el ritmo, no me lo podía permitir, no me podía permitir tener un bajón. Ya sólo tenía que acabar, eso era lo único aceptable en ese momento.

Y acabé. Tiempo de la carrera a pie, 1:52, tiempo final, 6:07. Puesto 9º de 21.

No me lo podía creer. No me podía creer que hubiese logrado acabar. Era imposible. Como aquello que dicen que ocurre cuando te vas a morir, vi pasar todos y cada uno de los minutos de esa carrera, todas las lágrimas, mi desidia y mi abandono, pero también mi fortaleza y mi reaparición. Otra vez las lágrimas se agolpaban por salir, pero esta vez eran de alegría, de orgullo, de alucine, de esperanza, de satisfacción y de una mezcla de mil sensaciones, todas buenas. Y pensaba que si había podido hacer este medio ironman en estas condiciones, podía hacer lo que fuera. Había hecho una carrera lamentable, la peor de mi vida, pero a mi manera, la había ganado. No me iba a subir a ningún podio, pero había subido veinte escalones de una zancada.

Hoy, más tranquilamente, en casa, descansada, con mi sonrisa recuperada, y con la mente, ya sí que sí, en paz, me he dado cuenta que mi afán por adelantar a las otras chicas no estaba en conseguir un mejor puesto, eso el otro día me daba igual. Cada chica que adelantaba era simplemente una demostración a mi misma de mi capacidad de superación, cada una de ellas era un hito más que tenía que sobrepasar. Me habían dejado atrás desde el primer momento y poco a poco fui resurgiendo, alcanzando en cada adelantamiento mi propia altura. De hecho no las considero como mis contrincantes, sino como las mujeres que me acompañaron y ayudaron en aquel día tan duro. Me he dado cuenta que en estas carreras largas, como en la vida, puede pasar de todo y nunca hay que rendirse, porque en cualquier momento las cosas pueden dar un giro de 180 grados y hay que estar preparado para el torbellino que te va a envolver. Me he dado cuenta también que en estas carreras largas, como en la vida, la cabeza es casi tan importante como el cuerpo. Es la cabeza, y no los acontecimientos, ni tampoco la gente lo que definirá tu camino, tu trayectoria, hasta la meta final.

Hay un poema de Kavafis, Ítaca, que expresa esta última frase de forma espectacular. Pero hoy no toca, hoy la cosa va de vencedores

Invictus

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.


William Ernest Henley

26-06-10 I DUATLÓN DE ESPINOSA DE VILLAGONZALO. Chema Martín y Fernando Lázaro calientan motores.

Comenzando una tarde muy calurosa que terminó en tormenta, casi 50 duatletas atacaron las dos vueltas del circuito campo a través que por caminos y rastrojeras inauguraba la primera edición de esta prueba. La protagonista, una subida de casi 100 metros en menos de 2 kilómetros con una bajada aún más empinada, que no tuvo antagonista en el segmento ciclista, mucho más asequible. Mucha expectación en el pequeño pueblo de Espinosa, con gran parte de los 200 habitantes animando en sus calles en fiestas y después convidando a los duatletas a una completísima merienda. Ganador Luis David Colchero Tomey, del Duatlón Foncasa-Calatayud con 2:14:56, y como única representante femenina Josefa García Ciudad, de triatlón Salamanca, 2:59:10. Reducida participación de Triatlón Pisuerga con dos representantes en V1M, ambos finalizando con sendas tarjetas amarillas por despistes en las transiciones.

No hay que dejar de visitar este otro blog.


viernes, 25 de junio de 2010

TRIATLÓN DE SUANCES. Por Pedro Mena


Con una temperatura agradable, la mar un tanto alterada y con olas más altas de lo que viene siendo habitual se hizo laborioso afrontar el segmento de natación. El segmento de bici y la carrera a pie por carretera bien asfaltada y siguiendo la ruta habitual del triatlón.
Dos tripis fueron el domingo a "batirse el cobre"

Ganador masculino:
1 180 MARTINEZ RUBIO, FELIX JAVIER A.D.TRIATLON CAMARGO V1M 1:46:26 7 0:20:15 1 0:56:58 34,75 1:17:13 1 0:29:13 1
Ganadora femeninas:
1 2 GOMEZ VILLANUEVA, ESTEFANIA LAGUNAK-SALTOKI ABF 2:05:20 15 0:21:11 41 1:08:29 28,91 1:29:40 31 0:35:40
47 281 ROLLON PEREZ, FERNANDO JAVIER TRIATLON PISUERGA-TRIPI ABM 2:16:01 82 0:29:31 48 1:10:54 27,92 1:40:25 30 0:35:36
76 268 MENA BENITO, PEDRO TRIATLON PISUERGA-TRIPI ABM 2:34:27 67 0:27:49 78 1:20:35 24,57 1:48:24 81 0:46:03

martes, 22 de junio de 2010

DE PASEO CON LAGUÍA POR PUCELA (Por Bárbara Gutiérrez Teira)


En la década de los 80, cuando yo andaba por los 10 o 12 años, sólo había dos canales en la tele. El primer canal y el segundo canal que decíamos, lo que hoy es La1 y La2. Así que en esa época o te tragabas lo que hubiera o te ibas a jugar. En las sobremesas de verano había ciclismo, el Giro primero, que por aquel entonces todavía tenía algo de solera, el Tour, por supuesto, y la Vuelta. Y mientras esperábamos a que empezara la película de después de comer, con John Wayne como estrella recurrente, me tragaba el ciclismo que a mi padre y mis hermanos les gustaba ver. Era inevitable, pues, que después de tarde tras tarde viendo la misma historia no le cogiera cierto gusto a la cosa.

Aquella era la época de Perico Delgado, Marino Lejarreta, Laurent Fignon, Greg Lemond, Peio Ruiz Cabestany o Julián Gorospe. Miguel Induráin empezaba a asomar la chaveta, y Lance Armstrong todavía estaba con la cara llena de granos y haciendo sus pinitos en el triatlón.

Pero para mí sobre todo fue la época de José Luis Laguía.

No sé muy bien por qué, pero a mí me gustaba José Luis Laguía. YO IBA con José Luis Laguía. José Luis Laguía era del Reynolds, aunque luego cambió, pero en la época que yo le recuerdo era del Reynolds. Fue un ciclista que alcanzó varios logros, pero sobre todo, José Luis Laguía destacó por ser el Rey de la Montaña, consiguiendo el Gran Premio de la Montaña en varias ocasiones. Así que yo era super-fan de José Luis Laguía, y le defendía con los dientes porque era el mejor Rey de la Montaña, y además era del Reynolds, que tenía también a Perico, y Perico también era bueno, aunque no fuese el Rey de la Montaña, pero también me gustaba Perico que daba mucha guerra, pero sobre todo Laguía. El Rey, el Rey de la Montaña.

Mi afición a estos ciclistas y al Reynolds no se quedaba ahí. Por las tardes en el parque, en un trozo de tierra jugábamos a las chapas en un circuito improvisado con el canto de la mano poniéndonos el maillot de nuestro equipo con un papel pintado dentro de la chapa. El mío, por supuesto, de color azul y blanco, o a veces con puntitos rojos. Y por las noches, mientras todas las niñas intentaban dormirse pensando en ser princesas, yo soñaba con escalar el Angliru en un tet a tet con Laguía.

Los años pasaron y me fui haciendo mayor. Dejé de ver el ciclismo y empecé a leer el Super Pop, seguía bajando al parque, pero donde antes hacíamos circuitos ahora hacíamos otras cosas. Y cuando me iba a la cama, con el que hacía el tet a tet para dormirme no era precisamente Laguía. Sin embargo, el deporte nunca dejó de acompañarme de alguna forma u otra. Baloncesto, jogging (mejor aún no llamarle running), montaña, spinning... Y en todos estos años, siempre que veía a alguien con una bici de carretera no podía evitar quedarme mirándolo. Y siempre decía, “yo quiero hacer eso”... Pero nunca conocí a nadie que hiciera bici de carretera y alguna vez que miré en un escaparate se me saltaban las lágrimas de ver los precios que tenían. “¿La bici de carretera?” Me decían algunos, “eso es muy peligroso y tienes que tener un grupo de gente. Además a ti eso no te va a gustar, que la carretera es muy fea…” Los años pasaban y yo seguía viendo ciclistas, y cada vez que los veía decía, “yo quiero hacer eso”.

Resumiendo la historia, ya de mayorcita descubrí el duatlón y el triatlón, así que, por necesidad, que no por otra cosa, me tuve que comprar mi primera bici de carretera, una Scott de segunda mano de aluminio negra y roja que llegó por correo desde Tenerife por 500 euros, y a la que llamé Catalina, como la luna… Y Catalina no me decepcionó, fue todo lo que había soñado y más. Y desde el primer momento supe que no me había equivocado y que a mí eso, me iba a gustar.

Hoy, tres años después, las horas que paso encima de la bici superan las que entran dentro de lo razonable, y a Catalina la acompaña en el pasillo mi nueva Cervélo, que por cierto se llama Lorenzo, como el sol.


Catalina y yo, y últimamente más Lorenzo y yo, salimos a entrenar los fines de semana por la mañana. Pero hace un par de domingos mi plan de entreno decía, “Rodaje largo, 4 horas mínimo, por terreno variado para gastar todos los depósitos de glucógeno”. Llevaba varios días haciendo unos entrenos de mierda, había estado lloviendo toda la semana, estaba harta de series y entrenos, y mi motivación y mis ganas estaban por los suelos, así que me puse rebelde, y dije, que le den, hoy no entreno. Pero por la tarde salió un poco el sol, y Lorenzo me empezó a llamar. Así bajito, como tonteando, y pensé que si no le hacía caso me iba a estar dando la paliza toda la tarde, por lo que decidí que lo mejor era sacarle un rato de paseo. Ojo, de paseo que no a entrenar. Dije, muy bien, salimos, pero en plan tranqui, hasta donde apetezca, sin presión, sin mirar el crono, la velocidad, los kilómetros ni nada. A pasear la tarde de domingo. Y así salimos.

La tarde se había quedado estupenda. Había salido el sol, y hacía aire. O sea, lo normal. Como iba de paseo decidí explorar nuevas carreteras. Y Cuando llegué a Wamba tiré hacia Peñaflor de la Hornija, de ahí fui para La Espina y luego hasta Urueña. Y aunque ya me habían hablado de esta zona, la sorpresa ante lo que me encontré en mi recorrido fue monumental. Las interminables llanuras castellanas tenían ocultos en su profundidad unos paisajes de una belleza espectacular, que aquella tarde, con el sol escapándose entre las nubes y los colores que había creado una primavera poco común, se acrecentaron yo creo que para mi único deleite. Me impresionaron los encinares que atravesé antes de llegar a Urueña, el Valle de la Espina y los colores que esa tarde me había prestado. Me saludaron corzos, águilas calzadas, serpientes, y otros animales varios. En Urueña descubrí una biblioteca del tamaño de un pueblo y en la Espina me quise quedar. La ruta discurría además por un terreno en el que entre meseta y meseta había que enfrentarse a una subidita que hizo especialmente divertida la tarde.


Y en este paseo, de repente, mientras hacía una subida, tras muchos años, vino a mi memoria el recuerdo de José Luis Laguía. Me acordé de sus escaladas, de la montaña y de su maillot, me acordé del Reynolds, de las chapas y de los sueños de mi niñez. Y pensé que después de todo, los sueños se cumplen, porque aquí estaba yo, 25 años más tarde, en una bici de carretera, haciendo una ruta que al final pasó de los 100 km y consumió todo mi glucógeno, y disfrutando de todas y cada una de las pedaladas que estaba dando, sin importarme absolutamente nada más, con una sonrisa de oreja a oreja que fui incapaz de borrar en toda la tarde, ni al llegar a casa, ni al día siguiente en el trabajo. Cada subida, cada bajada, cada llano, viento a favor o viento en contra, los hice acompañada de este ciclista. Como en aquel tet a tet. Y cada pedalada que di, la di por este ciclista, que siendo aún muy pequeña despertó en mi un sueño que no han conseguido borrar ni el paso de los años, ni las negativas de la gente, ni el precio de las bicicletas, ni el Super Pop, ni los ligues, ni nada. Y en cada metro recorrido redescubrí por qué a mí me gusta la bici, o por qué me apasiona la bici, por qué soy capaz de pasar horas y horas pedaleando en soledad, por qué todos esto años miraba con envidia a aquellos ciclistas, y por qué he acabado a los 37 años haciendo rutas de más de 100 km encima de una cabra… Y es que para mí, no podría haber sido de otra forma. Porque una vez tuve un sueño, y los sueños sí se cumplen.

Va por Laguía.

lunes, 21 de junio de 2010

200610 TRIATLÓN DE GRIJOTA - ORO PARA LAS FÉMINAS

Los vallisoletanos tuvieron más fácil desplazarse hasta la localidad palentina de Grijota donde el color más representado en esta prueba fue, sin duda, el rosa. De esta forma, el domingo se daban cita hasta Grijota 11 deportistas del Tripi: 8 hombres y tres mujeres para disputar la 2ª edición del triatlón.
El pucelano Nacho Muñoz cumplía el trámite y entraba en 11ª posición, 19º entraba Gonzalo Arranz y 21º era Fernando Ruiz. Entre ellos el Tripi obtuvo bronce por equipos. La prueba la ganó Juan Millán Belsue, del “Stadium Casablanca”.
En féminas, la prueba la ganaba Ruth Varona, por delante de las deportistas del Triatlón Pisuerga Patricia Muñoz, Patricia Sangrador y Estrella Medelec que, entrando en posición 4ª, 8ª y 9ª respectivamente, se alzaban con el Oro por equipos.Del Rondilla entraba en primera posición cadete en mujeres Mónica Pollino y del Parquesol hacía lo propio en hombres Oscar de Nicolás.


200610 –TRIATLÓN DE SUANCES ¿espejismo?
Y si algún paisano estuvo de fin de semana en Cantabria y vislumbró en Suances el color rosa, no vio un espejismo, vio a dos componentes del Triatlón Pisuerga que disfrutaban del fin de semana y del deporte en esta localidad cántabra. ¿Cómo? Pues participando en el Triatlón de Suances: 1000m de natación saliendo de la playa de los locos, 30km de carrera a pie y 8km corriendo.

190610 - LIGA DE CLUBES

El sábado 19, la cita deportiva de los triatletas vallisoletanos se encontraba en la ciudad de Ferrol (Galicia). Tomando como punto de partida el arsenal militar, la prueba se disputó sobre una distancia Sprint: 750m de natación, 20km de ciclismo y 5km de carrera a pie. Hasta esta localidad gallega acudieron 7 integrantes del Triatlón Pisuerga para la difícil tarea de subir de la categoría de promoción.
Los deportistas de rosa realizaron una buena prueba, que les valió la undécima plaza, pero que se quedó lejos de los puestos de cabeza. Para acudir a la liga de clubes con garantías hay que acudir al 100%, en esta ocasión y por diversos motivos, el equipo vallisoletano no pudo estar al máximo de su potencial y le faltó algo de “chispa”. Si que compitieron de manera óptima el “Krafft Atlético San Sebastián”, con la 1ª posición.Guillermo Sánchez salía del agua en primera posición pero en la bici perdió algunas posiciones. Posiciones que recuperó Jesús Herrezuelo para acabar entrando por delante de Guillermo en trigesimoprimera posición.

miércoles, 16 de junio de 2010

130610 ACUATLÓN DE SEGOVIA. Ruth García y Jorge Acebes campeones

El fin de semana pasado, cargado de competiciones, también hizo hueco para el Campeonato Regional de Acuatlón. De esta forma, el domingo se celebró en la capital Segoviana una prueba con distancias variables que culminaba con 2km de carrera a pie, 1km de natación y 2km de carrera a pie en las categorías absolutas.

Los activos componentes del Triatlón Pisuerga también estuvieron representados por un deportista en categoría cadete: Jorge Acebes y dos deportistas en la salida Absoluta: Ruth García e Iván Pérez.

Jorge Acebes, que nos tiene aconstumbrados al podio en las numerosas competiciones de este año, también lo bordó en esta prueba y se hizo con el Oro en su categoría de cadete. Por su parte, Ruth García estrenaba los colores del Tripi en esta prueba con unos excelentes resultados: 3ª posción absoluta y primera en su categoría Junior. Iván Pérez cumplía expediente entrando en 6ª posición.

martes, 15 de junio de 2010

1er TRIATLÓN OLÍMPICO. Patricia Sangrador

Para comenzar, y lo mas importante de todo, dar las gracias a tod@s por los consejos y ánimos dados, me ayudaron mucho. Así que lo dicho, gracias. Ahora os cuento mi experiencia, a ver si consigo con ello que alguien mas se anime a debutar en un Olímpico.
Domingo 13 de junio, llego el gran día. Amaneció cubierto y frío, un día “ideal” para disputar la prueba. Tengo que decir que al final se quedo un buen día, sería por los nervios pero en ningún momento tuve sensación de frío y eso que en el agua estuve un buen rato, la que más. Por lo que dijeron el resto de los Triatletas estaba muy fría, yo no sentí ni padecí.
El segmento de natación fue largo, pero no tanto como me imaginaba, poco a poco se fueron pasando los metros. Veía a Pedrito en la barca, lo cual tranquilizaba y antes de meterme en el agua hablar con Raúl Zancajo me tranquilizo bastante, le hice caso: procure no agobiarme, lo principal es conocer las limitaciones de cada uno, y yo con salir del agua decentemente me conformaba (no en tiempos, que para eso ya habrá tiempo) y creo que lo conseguí. No digo que sea la parte mas difícil, pero si las más técnica y la que más cuesta mejorar.
Llegué a la 1º transición, sin complicaciones, aproveche incluso para ponerme calcetines, no tenia presión, nadie detrás de mi, cogí la bici y a darle. Un recorrido cómodo, con aire, y menos los últimos 10 Km. fui sola. Pillé a la anterior fémina y entre las dos lo hicimos. Nunca pillo rueda.
2ª transición, muy bien, al ser el 1º Olímpico, no supe dosificar bien y por miedo a no poder acabar fui reservando hasta el final. Quizás hubiera podido ir mas rápido, fui cómoda en la bici y corriendo, poco a poco pasaron los kilómetros, la gente te anima, ya estas en el pueblo y cuando me quise dar cuenta ya entraba en meta y con ganas de repetir.
Sabéis que al ser novata estuve preguntando por la alimentación y demás temas, pues os cuento mi experiencia, como me dijeron Bárbara y Patri, disolví un gel en el bidón de la bici y otro lleve encima, no estoy acostumbrada a tomarlos, así que me pareció muy buen consejo el de disolverle en el bidón. Hice uso del otro gel cuando llevaba unos 30 Km. en la bici, haciendo caso a Bárbara. Tomarlo antes de notar que no se puede mas me vino fenomenal, lo que me fallo fue no poder llevar otro bidón mas de agua, uno me resulto escaso, ya estoy pensando en como poder llevar otro porta bidón en la bici, unos agujeros al cuadro? Creo que con eso fue suficiente, no sentí “flojera”.
Bueno, por último, comentar los calambres en los gemelos fueron horribles desde el primer minuto que entre en el agua, pienso que al ponerme las medias de compresión debajo del neopreno lo que conseguí fue eso, una compresión excesiva, no se, es una duda que habrá que resolver en el próximo Olímpico.

lunes, 14 de junio de 2010

13-06-10 – 7º TRIATLÓN NACIONAL MILITAR. 4 componentes del Tripi también triunfan en esta prueba.

Medina de Rioseco también fue el escenario de la Prueba Nacional Militar. Sobre las mismas distancias del día anterior, un total de 70 deportistas se daban cita en esta villa en representación de sus respectivos cuerpos: Guardia Civil, Ejército de Tierra, Armada, Ejército del Aire, Guardia Real y Unidad Militar de Emergencia. Entre estos deportistas, el color “rosa tripi” también se dejó entrever ya que 3 hombres y una fémina del tripi competían dentro del cuerpo del Ejercito de Tierra.
1500m de natación en la fabulosa dársena del Canal, 40km de ciclismo y 10km de carrera a pie sobre la sirga del canal esperaban a estos deportistas que a las 9:30h ya estaban bajo las órdenes de los jueces de la Federación Castellanoleonesa.
En categoría masculina, Salvador Gil salía en 4ª posición del agua pero rápidamente remonta posiciones en el segmento ciclista para ponerse en cabeza y no dejar esta posición hasta traspasar la línea de meta. Los vallisoletanos Raúl Rivera, Roberto García y Raúl Mato, lograron puntuar para un Ejército de Tierra que subió al segundo peldaño del podio.
En categoría femenina, una intratable Mónica Saez, del ejército de Tierra, lidera la prueba desde el inicio de la misma hasta el paso por línea de meta. La vallisoletana Patricia Sangrador tuvo dificultades en el agua pero luego culminó una buena prueba llevándose el bronce en la clasificación del Ejército de Tierra.

domingo, 13 de junio de 2010

12-06-10 – 20º TRIATLÓN MEDINA DE RIOSECO. ORO para Jesús Herrezuelo y PLATA para Patricia Muñoz

Un vigésimo aniversario especial para Medina de Rioseco. Una localidad pionera en Castilla y León que este año dobló la distancia a recorrer y pasó de una prueba Sprint a una prueba Olímpica. El espectacular entorno de la Villa Riosecana ofreció su dársena, su carretera y sus caminos de sirga para los 1500m de natación, 40km de ciclismo y 10km de carrera a pie.
En esta especial edición no pudieron faltar los precursores del Triatlón en esta provincia y en esta región. De esta forma, de los 110 inscritos en este triatlón, 15 deportistas eran del Triatlón Pisuerga. Estos deportistas vallisoletanos dieron color a la prueba desde el principio hasta el fin.
En la natación, un insuperable Guillermo Sánchez realizaba un impresionante parcial para salir con 5 minutos de ventaja sobre el grupo perseguidor: 6 deportistas entre los que se encontraban dos de sus compañeros: Jesús Herrezuelo y Pedro Hervás. Durante el segmento de bici Guillermo aguantó en solitario hasta el kilómetro 32, momento en el que fue absorbido por el grupo. Los 10km de carrera a pie fueron decisivos y Jesús Herrezuelo impuso un ritmo que no pudo seguir ninguno de sus oponentes. Una meritoria victoria labrada de principio a fin.
Por equipos, el Tripi también subió a recoger el ORO gracias al propio Herrezuelo (1º), a Pedro Hervás (5º) y a Carlos Merino (8) que también tuvieron una magnífica actuación. Otro deportista destacado fue Javier Cid que subió a recoger el bronce en categoría Veteranos I.
En el apartado de féminas, una intratable Ruth Gómez lideraba la prueba desde el inicio hasta el final. La vallisoletana Patricia Muñoz salió del agua en tercera posición, mantuvo su posición en el segmento ciclista y en la carrera a pie terminó fuerte, ganando un puesto y colgándose la PLATA. Una Patricia que tendrá que habilitar espacio en la vitrina para un nuevo trofeo.

miércoles, 9 de junio de 2010

EL DEPORTE Y LAS MUJERES (por Bárbara Gutiérrez) - Análisis del deporte femenino


El domingo salí con la bici. Empecé a eso de las 10. Desde casa a Zaratán, Wamba, Castrodeza, Torrelobatón, y no había llegado a Velilla cuando empezaron a cruzárseme furgonetas de Cervélo, motos de policía con las luces dadas, coches con bicis en la baca... Un poco más adelante ya no me dejaron continuar. Venía una vuelta ciclista. Esperando en el arcén mientras comía algo pensé que sería una ruta ciclista popular. Enseguida se empezó a ver a lo lejos movimiento, pero fue cuando llegaron a mi altura cuando me llevé la sorpresa. La vuelta era de mujeres. Unas 100 mujeres en pelotón escoltadas por coches de todos los equipos ciclistas que hay. Preguntando me enteré. Era nada más y nada menos que El campeonato del mundo. ¡Toma ya! Resulta que la copa del mundo de ciclismo femenino está atravesando Valladolid y no se entera ni el tato. Por los pueblos ni una banderita, nadie para animar más que los cuatro gatos que nos cruzamos con el evento de casualidad. Cuando llegué a casa lo busqué. Efectivamente el 6 de junio se celebraba en Valladolid la sexta prueba de la Copa del Mundo de ciclismo femenino, con lo mejor de cada casa a nivel internacional y la participación de tres equipos españoles.
Otra vez en la carretera pedaleando empecé a pensar en lo lamentable que era todo el asunto y en el deplorable estado del deporte femenino en este país. Cosa bien sabida por todos, pero que de vez en cuando me enerva y saco a relucir. Y me surgieron un montón de ideas y preguntas que nada tenían que ver la una con la otra, pero que al final, pensé, seguro que todas tienen un nexo en común.
Para empezar, está el deporte de élite femenino. A menos que se trate de tenis, gimnasia o natación sincronizada, parece que las femmes tienen pocos adeptos. Pero ¿de quién es la culpa? ¿Por qué no interesa el deporte femenino? ¿qué es lo que no interesa? ¿a quién no le interesa? ¿qué nos pasa a las mujeres con el deporte? ¿tenemos parte de culpa o es toda de una sociedad aún masculinizada en ciertos aspectos?

En el mundo televisivo hay una especie de pescadilla que se muerde la cola donde sólo se retransmite lo que se demanda, pero realmente se demanda, o se “asimila” lo que nos venden. Luego, ¿el deporte femenino no interesa y por eso no se publica, o como no se publica no interesa?
Yo soy mujer, deportista. Deportista popular, pero deportista. Metida como estoy en el triatlón, sigo mucho más este deporte a nivel femenino que a nivel masculino. Estoy al tanto sobre los triatletas masculinos, pero estoy mucho más al tanto sobre las femeninas. De élite, me refiero, o sea, que no es precisamente porque pueda competir con ellas. Simplemente porque me siento más identificada con ellas. En otros deportes, por ejemplo ciclismo, estoy más al tanto del deporte masculino, pero me he dado cuenta de que es porque no sé nada sobre el femenino. Luego una mayor divulgación por parte de los medios sería fundamental.
Algunos dicen que el problema está en que el deporte femenino no tiene nivel. Ya que estamos con el ciclismo, he estado viendo los tiempos de carrera del domingo, y estas mujeres rodaron a una media por encima de los 40 km/h, haciendo 132 km en 3 horas peladas. Chrissie Wellington, campeona del mundo de Ironman lo ha sido por 3 años consecutivos con unos tiempos de impresión, y entrando en meta por delante de muchos de los hombres de la categoría profesional. Ejemplos de este tipo se pueden encontrar para todas las disciplinas.
El deporte no interesa a las mujeres, dicen otros, es cuestión genética. A las mujeres les interesa más las compras y cosas así. Y yo digo. El deporte no interesa a las mujeres de este país. Es cierto que hay una tendencia a que los niños, ya desde muy pequeños tengan aficiones muy distintas en función del género. Ellos en seguida hacen el burro y tienen un balón en el pie y ellas se recrean con la purpurina y la Barbie en su poni. Pero lo cierto es que esto no es tan marcado cuando sales de España. En Estados Unidos en los colegios se practican todos los deportes que puedan existir, y la participación en los mismos, que es voluntaria, está repartida al 50% entre los dos géneros. Hace poco pasé unos años trabajando en este país y cuando salía a correr lo que me encontraba no eran precisamente hombretones haciendo deporte. Los pelotones de mujeres corriendo, en bici, con esquís con ruedines y ejercitándose de miles de formas diferentes era lo habitual. Y más o menos lo mismo he observado en mis viajes por Europa (sobre todo central y del norte). Luego, la genética creo que poco tiene que ver. De hecho, en nuestro país, esa genética que tanto ha pesado durante muchos años, debe estar sufriendo mutaciones porque el número de seguidoras de futbol y automovilismo se ha incrementado considerablemente en la última década. Claro que, bien mirado son deportes muy venerados por los medios de comunicación. Y entonces volvemos a la pregunta que surgía más arriba.
Pero no sólo en lo televisivo aumenta la participación femenina. También cada vez son más las mujeres que se ven en bici de montaña y que participan en pruebas deportivas populares. Por lo menos en carreras a pie y de triatlón, que son las que yo vivo. No hay más que ver las 40 mujeres que corrieron el triatlón de Valladolid del año pasado, o las 30 que estamos este año apuntadas a Buelna (el año pasado fueron 4).
Luego, que a las mujeres no nos interesa el deporte de por si, no es cierto. Más bien, habría que pensar en una educación lamentable a ese respecto, o más bien, una ausencia de educación deportiva total y absoluta, tanto de mujeres como de hombres. De hecho, estos dos aspectos quedan reflejados en las famosas carreras de la mujer que se lleva celebrando unos años por varias provincias de España.
Estas carreras congregan a miles de mujeres en cada convocatoria, lo cual llama la atención si es que es cierto que a las mujeres no nos gusta el deporte. Pero entonces, ¡¿qué pasa?! Por qué a estas carreras sí y a las mixtas no? ¿si no es todas juntitas no nos atrevemos? ¿a estas alturas necesitamos todavía de la parafernalia “pro mujer” para animarnos a hacer cosas? Carreras pro-mujer, equipos pro-mujer, Inscripciones pro-mujer… Eso podía tener su justificación cuando estaba mal visto que las mujeres llevásemos pantalones, pero actualmente sólo demuestra la existencia de un enorme vacío, creado tanto por hombres como por mujeres, en estos asuntos.
Hoy en día a las mujeres se nos atiende muy bien en todas las carreras, se nos recibe en los equipos con los brazos abiertos, y en casi todas las pruebas se nos trata exactamente igual que a los hombres. Digo casi, porque alguna hay por ahí haciendo cosas raras, pero con no acudir a estas, basta (también está el asunto de los premios, que es tema para otra entrada, porque ahí se mezclan dos perspectivas, los derechos de las élite a cobrar un sueldo igual que el de los hombres, y el menor número de participantes mujeres en las carreras, que no hace equiparables las clasificaciones masculina y femenina, y quizás por tanto, los premios. Tema peliagudo y complicado. Y que como digo, es otro cantar).
Siguiendo en el nivel popular, el hecho de que ocurran cosas como que haya más de 5000 mujeres en la carrera de la mujer pero en las carreras mixtas no haya más de 50, es uno de los factores que con más peso inclinan la balanza hacia el deporte masculino. Y en este caso la culpa es única y exclusivamente nuestra, de las mujeres. Con ese tipo de actitudes lo que estamos gritando a los cuatro vientos es, nosotras somos diferentes. Nosotras necesitamos carreras diferentes. Nosotras no podemos participar en las carreras con los hombres.… Es que me da vergüenza, dicen algunas. Un apunte, la vergüenza (que no la timidez) surge cuando uno se siente inferior. Así que, mujeres, dejad ya de hacer el memo, y salir a hacer el deporte que os dé la gana y cuando os dé la gana. Porque hoy en día podemos, y porque será sólo cuando todas lo hagamos sin restricciones cuando el deporte femenino alcance su auge, cuando una deportista profesional sea exactamente igual que a un deportista profesional, y cuando las mujeres podamos salir a la calle a hacer el deporte que nos dé la gana sin llamar la atención. Será también ese día cuando se dé un pasito más en la igualdad de géneros. Pero está en nuestras manos.
Probablemente cuando eso ocurra, habremos conseguido mejorar la educación deportiva de este país, y esperemos hayan desparecido algunos de los comentarios que se sueltan sin ningún pudor casi a diario: “deja de hacer deporte, a los hombres no les gustan las mujeres como tú”, “eres vigoréxica?”, “qué machito/machorra/hombrecito…. que eres”, “eso que haces no es femenino”... comentarios que, desafortunadamente sueltan más las mujeres que los hombres y que demuestran, de nuevo, la estupidez que reina en este país. Los hombres tampoco se libran, pero estos son más dados a soltar burradas, pitadas, comentarios, y gracias diversas cuando ven a una mujer haciendo deporte. Cosa que tampoco les deja en muy buena posición.
Resulta evidente que para lograr un cambio en este sentido es fundamental, entre otras cosas, una participación “natural” de los dos géneros en cualquier deporte desde pequeños. Y hoy en día, la mayor responsabilidad está en los educadores (padres y profesores) y en nuestras manos, las de las propias mujeres. En salir de nuestro hábito de compras y telebasura. En probar algo diferente. En dejarnos llevar por eso que todos tenemos dentro que a veces nos empuja a dar saltos porque sí. En conseguir que las niñas se acostumbren y consideren normal ver a sus madres, hermanas y modelos a seguir haciendo deporte. En educar a nuestras hijas exactamente igual que a nuestros hijos, y dejar atrás esas costumbres tan arraigadas, ellas a ballet y ellos a fútbol. En olvidarnos de los clichés y empezar a considerar que el deporte es unisex, igual que ya lo es el trabajo desde hace décadas. Y en demostrar que no necesitamos protección de nadie, ni de eventos especiales, ni de grupos de mujeres, ni de centros especializados, para hacer lo que nos de la realísima gana…





…Todo este rollo no tiene más que el único fin de animar a todas esas indecisas, que aman, adoran y se mueren por hacer deporte, a que se unan a un club de triatlón como el Tripi.

MUJER...

...EL TRIPI WANTS YOU!!


…Por cierto, la carrera del domingo la ganó la alemana Charlotte Becker, del Cervélo, siendo Cristina Alcalde del Bizcaia-Durango la mejor española, con el puesto 30. De momento la líder de la clasificación es la holandesa Marianne Vos, del Nederland.

05-06-10 - TRIATLÓN CASA DE CAMPO - MADRID

Muchas pruebas e infinidad de salidas se han dado este fin de semana en la Casa de Campo de Madrid: promoción, grupos de edad, élite, copa del mundo. ¿Miguelón (Indurain) haciendo un triatlón? ¿solo el segmento de bici? ...mmm...
Y, en medio de toda esta maraña ¿qué?
En medio de toda esta maraña se encontraba la omnipresente representación Tripi enfrentándose a 1500m de natación en un lago algo... (es difícil encontrar la palabra para describirlo) ..., 40km de ciclismo en las vías reviradas de la propia casa de campo y 10km de carrera a pie con un calor como solo en Madrid puede sufrirse. La suerte estos deportistas fue desigual: Javier Cid acabó contento con su carrera, Isidro y Pedro completaron sus más de dos horas de esfuerzo de forma regular, Guillermo se resbalaba en la primera transición y sufría en la carrera a pie su caida y, por último, Ferreras no consigue terminar por una rotura (esperemos que pequeña) que le manda parar durante unos cuantos días.
En la postmeta: que si masajes , que si playeros chulos, que si bicis tope gama, que si Noya nos comenta su estado de forma, que si vaya calor, que si vamos a ver la copa del mundo femenina, que si en élite femenina compiten 20 y terminan 15... ¿?

lunes, 7 de junio de 2010

5-06-2010 - 3ª CARRERA del VILLAZGO. ALDEAMAYOR - Patricia Muñoz Oro y Gonzalo Arranz plata

JAMÓN - JAMÓN
El sábado 5 de junio tuvo lugar en la vallisoletana localidad de Aldeamayor de San Martín la 3ª carrera del Villazgo con un recorrido urbano de 6600 mts y más de cien participantes. Los incansables triatletas del Tripi también hicieron acto de presencia en esta prueba y lo hicieron con notable éxito imponiéndose tanto a sus rivales como al calor dominante en la prueba. Por un lado Patricia Muñoz logró la victoria absoluta en féminas al imponerse a la consagrada atleta Ana Isabel Alonso. Por otro lado Gonzalo Arranz realizó una estupenda carrera alzándose con el 2º puesto en un apretado final y sólo viéndose superado por el atleta del Vino de Toro José Antonio Revilla. Participantes masculinos: 96. Distancia: 6600 mts.Fecha. 5 de Junio de 2010. Hora: 18:40. Ganador: José Antonio Revilla - Vino de Toro 22:35. Segundo: Gonzalo Arranz - Triatlón Pisuerga 23:47. Tercero: Ricardo Sanz - Atletismo Cuellar 23: 51.

miércoles, 2 de junio de 2010

CONVOCATORIA EN LA PLAYA FLUVIAL DEL RÍO PISUERGA

Después de ver esta magnífica fotografía (cortesía de Iván) es difícil resistirse a la convocatoria para las 13:30h del miércoles o para la de las 15:15h del jueves.

martes, 1 de junio de 2010

30-05-10 - TRIATLÓN ESCOLAR "RIBERA DE CASTILLA". Jorge y Andrea no se bajan del podio.

Impresionante espectáculo el del domingo en el recinto de la piscina municipal "Ribera de Castilla" en el barrio de la Rondilla. 100 deportistas de categorías menores se daban cita en las instalaciones de la FMD para completar la tercera edición del Triatlón Escolar. Ver a tal cantidad de deportistas de tan corta edad ¡No tiene precio!

No faltaron a esta cita los infantiles del equipo: Jorge y Andrea que, como no podía ser de otra forma, subieron a lo alto del podio.

MARCHA CICLISTA LOS LAGOS DE COVADONGA. Por Javier Rollón.

8 de junio de 2019 Nos presentábamos a la salida dos Tripis, Jorge Velasco y un servidor, con unos amigos y compañeros de rutas del club c...