sábado, 12 de mayo de 2018

ENTRENAMIENTO CON VÍCTOR MANUEL - TODO POR UN SUEÑO

EL TRIPI EN EL NORTE DE CASTILLA

Agradecemos el artículo del Norte de Castilla del 10 de mayo. ¡Una página entera!

DUATLÓN DE SALAMANCA. Por Juan Luis.

Tercera prueba del año. En la primera la temperatura era bajo cero y en la segunda, al frío se le sumó el aire, muy fuerte. Con estos antecedentes mi gabinete de emergencia tomó medidas drásticas y en mi fuero, que es interno, se decidió no correr hasta que llegara un sol rotundo acompañado de manga corta. El viernes pasado salí a entrenar con la bici. Llevaba un maillot sin mangas y durante toda la tarde el sol me guiñaba un ojo. Me dije: ¿por qué no?  Así que el domingo tenía una cita en Salamanca: Duatlón por equipos, distancia sprint. 

Después de un buen madrugón llegamos hasta la capital del Tormes con lluvia, granizo, viento e incluso nieve en la sierra. ¡Tócate las pelotas! (valga el micromachismo, que no sé si lo es pero mejor no tentar la suerte).

Paraguas, chubasqueros, cortavientos, puestos de castañas, bufandas, representantes de Gas Natural, formaban parte del paisaje. Incluso en un generador de corriente a gasolina que daba electricidad a la zona de meta se le acercaron unos cuantos participantes recibiendo el calor desprendido por el escape. Por supuesto, eran Tripis. La junta directiva tiene que abrir expedientes disciplinarios y va a tener que poner en marcha un código deontológico ya. 

Otra vez que me pilla el toro (con perdón de los antitaurinos). Sólo llevo el mono de competición y un maillot de primavera por si acaso. Nando me presta una camiseta térmica y Luis unos guantes de poner tubos de riego para la bici (con perdón de los agricultores).

El club confeccionó dos equipos. En el primero iban los rápidos y en el segundo la junta directiva priorizó el rebote y metió un quinteto inicial (sexteto en este caso, con perdón de los matemáticos) que rozaba el 1’90. Solo nos faltaban Felipe Reyes y el Kaly. 

Éramos Félix, Diego, Álvaro, Adrián, el menda con sus guantes de poner tubos y luego Pablo. Pablo es un alma libre. Es la pluma que va de un lado para otro al inicio de Forrest Gump.  A la monotonía del grupo, al trabajo en equipo, al cuidar del resto, Pablo le mete su dosis de alegría, de espontaneidad, de anarquía. Tan pronto lo veías dándote una disertación sobre que no se puede volver a meter la pasta de dientes dentro del tubo como se paraba en la cuneta para comprobar si había pinchado. De repente cogía unos metros de ventaja bajando sentado en el cuadro de su bici en un descenso, como se quedaba rezagado diciendo que no podía más, eso sí, comiendo un plátano y contando un chiste: “-Con tanta lluvia tenemos que lavar la bici porque lo limpio es bueno. Me lo dijo Clean Is Good”. Mientras, todos nos pasamos la carrera dando “instrucciones” a Pablo, el alma libre.
Marcamos desde el inicio un suave ritmo encaminado a hacer la prueba como si fuera un entrenamiento tal y como estaba el clima. Lo importante era la salud, acabar sanos y salvos. En el giro nos hicimos análisis de sangre; en la primera vuelta una toma de la tensión; cuando llegamos a la colonoscopia coincidió, casualmente, con nuestro mejor ritmo (nos pusimos a 3’10 el mil) y no nos dio tiempo a realizarla; llegamos al box y pusimos en práctica una entrenada transición organizada. Los tres primeros debían adelantarse unos segundos e ir equipándose para dejar sitio a los tres siguientes y así no molestarnos.  El resultado fue bien distinto:

“-Merluzo, que te estás poniendo mis zapatillas.
-Deja de meterme el codo en el hocico, animal. 
-Ese no es mi codo, es tu casco, no ves que es de la talla 68 por lo menos, cabezabuque. Que lo has dejado en todo el medio. 
-Te estás llevando mi bici, copón.”

El tono de voz iba subiendo pero gracias a Dios llegó un juez que, con la cara perpleja, dio fin a la disputa. 
En la bici, después de que las primeras rampas nos hicieran olvidar el caos del box, el aire nos puso las cosas difíciles. Ponerte a rueda de un compañero era complicado. Salpicaba el agua como cuando abres el grifo del fregadero y el chorro se encuentra justo debajo con un cucharón que moja hasta las fundas del nórdico del vecino. 

En mi afán por ayudar a uno de los compañeros con un pequeño empujoncito casi me voy al suelo. Me vi tirado en el asfalto y me vino a la mente algo que leí una vez: “-Fierro que da al vidrio ¡ay del vidrio!  Vidrio que da al fierro ¡ay del vidrio!” No me caí y recordé lo hablado: “- Hay que acabar sanos y salvos”. Desde ese momento no he vuelto a tener contacto humano alguno. 

Casi al final del circuito empezamos a notar la presión de un equipo que nos estaba dando caza. El destino quiso que mi bici atravesara un bache que provocó que el inflador saltara y cayera al suelo. Instintivamente para evitar que los de atrás tuvieran algún percance grité: ¡BBOOOMMMBAAA!

Fue mano de santo. Al final, les sacamos de tiempo lo que viene siendo una publicidad de Antena 3. Creo que voy a invertir más horas en esta nueva I+D. Me va a dar ese plus que necesito, sobretodo en el agua. 

Volvimos al box de los hermanos Marx y un murmullo entre los jueces nos hizo comportarnos en esta ocasión como auténticos gentleman: 
“-Tú primero Félix. 
-Nunca antes que usted, Pablo.
-Insisto y no admitiré un no por respuesta, Diego.
- Mi educación me impide colgar la bici antes que la suya, Adrián.” 

Álvaro se negaba a ser el primero alegando que estábamos en su casa y éramos sus invitados. 

Entretanto, fueron pasando equipos y más equipos. Solo faltaba por adelantarnos el de la bomba que seguía cuerpo a tierra esperando a los TEDAX. 

Completamos el último sector dando “instrucciones” a Pablo para entrar todos juntos por el arco de meta, sanos y salvos.
 
Después de una bonita mañana de deporte y de equipo fuimos a comer con nuestras parejas una buena paella a Castellanos de Moriscos (con perdón del pueblo musulmán) donde pudimos disfrutar de los triunfos de los nuestros: Carolina Marín con un nuevo campeonato de Europa. Rafa Nadal otra vez campeón en Barcelona. Carlos Sainz quinto y Alonso finisher. El Vrac y el Chami disputando otra final de la Copa del Rey. Los representantes españoles de Eurovisión entrevistados. Y, entre las risas de los periodistas, salta ella que se lleva en la maleta el libro “España de mierda”. Creo que ha habido un gran error con estos chicos. ¿Quién les da esos libros? Lo que tienen que leer es Bob Esponja y el helado de fresa; El trenecito Chu Chu; Verde Pasa, Rojo Espera. Cada cosa a su tiempo. Luego cuando tengan la mente un poco más avanzada (tampoco mucho, sólo como la mía), podrán leer, por ejemplo, un libro recién publicado que me ha encantado: “La Hez que aplastó a los Niñatos Hécticos ”. No quiero destripar la trama pero hay un capítulo tronchante que te sacará unas cuantas lágrimas de risa: El plató de eurovisión se llenó de aguacaca. Cuenta cómo los dos representantes españoles se suben al escenario después de haberse comido 8 euros de gominolas cada uno, más dos helados con sirope, más tres fresisuis y bla, bla, bla... (con perdón de la mesa).

Me voy alimpiar la bici por que Clean is Good.
 
*Más crónicas de Juan Luis en magisiocularis.blogspot.com.es.

sábado, 17 de marzo de 2018

ACUERDO DE COLABORACIÓN CON JOMA VALLADOLID

La buena sintonía existente entre el Club Deportivo Triatlón Pisuerga - Tripi y la tienda oficial de JOMA Valladolid se tradujo la pasada semana en la firma de un acuerdo de colaboración.
En las instalaciones de este establecimiento sito en la céntrica calle Panaderos nº 4 se produjo la firma del acuerdo y el protocolario apretón de manos. A través del mismo, los deportistas del Tripi se podrán beneficiar de interesantes ventajas.

domingo, 18 de febrero de 2018

MARCHA BTT LA ESPINA. BONITO RECUERDO A JAVIER GUTIÉRREZ.

Cerca de media centena de amigos y compañeros de Javi Gutiérrez entre los que destacaban muchos compañeros del Tripi, los amigos de su grupeta riosecana y los amigos de Villanubla, se han dado cita, este domingo 18, en el monasterio de La Santa Espina para cumplir con la tradicional marcha de bicicleta de montaña que con tanto entusiasmo organizaba cada invierno.
Puntuales a las 9’30 horas y con una espectacular mañana soleada, se iniciaba la jornada con el posado del grupo para hacer la foto de rigor. Instantánea que tuvo un fotógrafo de excepción, Pilar, quien aprovechó el momento para agradecer a todos los participantes su presencia y el que se haya continuado con esta tradición que inició su marido hace ya unos cuantos años.
Comenzó el recorrido por los alrededores del Monasterio y de la Escuela de Capacitación Agrícola, abandonándolos, brevemente, eso sí, para que el pequeño Pelayo hiciera unos pocos kilómetros con el grupo.
Con un ritmo muy tranquilo y adaptado a todos los participantes la marcha nos llevó por unos parajes impresionantes, sin dejar de pasar por el pantano de La Espina, la zona del Molino o el tupido monte.
Se finalizaba esta grata reunión con un pequeño ágape en los jardines del Monasterio en el que muchos metieron plato pero nadie perdía rueda y en el que se hizo un brindis por nuestro amigo y compañero.
Un bonito recuerdo para Javi Gutiérrez en una bonita mañana invernal.

domingo, 28 de enero de 2018

LA CREACIÓN ROSA

En el principio creó Dios la tierra. La tierra era caos y oscuridad.

Y Dios dijo: “Haya luz”, y hubo luz. Vio Dios que la luz estaba bien. Y creó las gafas de sol de colores, las viseras y la crema solar. Y para acabar con la confusión Dios dijo: “Sean los boxes”. Y hubo boxes. Y creó las vallas y las cintas de balizar. Y los boxes quedaron separados del resto de la Tierra. Y atardeció y amaneció. Día primero.

Dios dijo: “Acumúlense las aguas en un sólo conjunto. Y déjese ver lo seco”. Y al conjunto de las aguas lo llamó “mares”; y vio Dios que estaba bien. Y para acceder a las aguas creó Dios escaleras y pantalanes. Y también creó el neopreno Yamamoto, las gafas polarizadas y los gorros de silicona. Y todo estaba bien. Y atardeció y amaneció. a segundo.


Dios dijo: “Produzca la tierra vegetación, semillas y árboles frutales que den frutos de su especie”. Y así fue. La tierra produjo vegetación y semillas y árboles frutales. Y Dios vio que estaba bien. Y creó Dios los geles; y las barritas energéticas; y las bebidas isotónicas. Y creó los gajos de naranja, las rodajas de melón y las rodajas de sandía postmeta.
Y atardeció y amaneció. a tercero.

Dios dijo: “Haya luceros en el firmamento celeste, para apartar el día de la noche, y valgan de señales para solemnidades, días y años”. Y así fue. Hizo Dios dos luceros mayores para poner orden y para dominar en el día y la noche. Y le pareció bien. Y creó Dios a los jueces; y a los oficiales; y a las federaciones; y a los cronometradores.
Y atardeció y amaneció. Día cuarto.

Dijo Dios: "Bullan las aguas de animales vivientes, y aves revoloteen sobre la tierra contra el firmamento celeste."  Y creó Dios los grandes monstruos marinos, los que serpean y todo animal viviente; y vio Dios que estaba bien. Y creó el carbono, el aluminio y el titanio; los potenciómetros, las tijas, los manillares y las ruedas.
Y atardeció y amaneció. a quinto.


Y dijo Dios: "Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra". Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó. Y creó las categorías masculina y femenina; los junior y los cadetes creó; los absolutos y los veteranos creó; los triatletas y los duatletas creó. Y los tapó con los tritrajes. Y los bendijo Dios, y les dijo Dios: "Sean fecundos y multiplíquense y llenen la tierra y sométanla; manden en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra". Y creó Dios a los Tripis. Y se multiplicaron y llenaron la tierra de rosa.  Y vio que estaba bien.  Y atardeció y amaneció. Día sexto.


Y cesó en el día séptimo de toda la labor que hiciera. Y bendijo Dios el día séptimo y lo santificó porque en él cesó Dios de toda la obra creadora que había hecho. Y contempló Dios su creación. Y puso Dios sus ojos en los Tripis. Y vio Dios cómo los Tripis cogían sus carbonos, sus gafas de sol, sus viseras y sus tritrajes e inundaban de rosa la creación. Y la fueron a contemplar. Y recorrieron los Tripis con sus carbonos unos 120 kms. Y vio Dios que estaba bien. 


martes, 23 de enero de 2018

HISTORIA DEL TRIPI. Por Nacho Domínguez.

08 Junio 2009
LA PREHISTORIA
Se suele hablar del triatlón de Guadalajara, septiembre de 1984, como del primer triatlón celebrado en España. Sin embargo, el año del despegue del triatlón en nuestro país es el 86, con 9 o 10 pruebas ya con los tres segmentos en el orden que hoy conocemos, y sin parada del cronómetro en las transiciones – que es como se hacía en Guadalajara entonces.
En el año 87 la firma Austral Sport organiza su segundo circuito de triatlones, con 8 pruebas, la tercera de las cuales será el Triatlón de Valladolid, que se celebra el 14 de junio de 1987 en la Playa de las Moreras. Ese es el comienzo de la historia del triatlón en nuestra ciudad.
Se organiza este triatlón a través de la Fundación Municipal Deportiva (yo conservo las bases de la prueba, los recorridos y el boletín con mis datos para la inscripción que nunca realicé porque se me estropeó la bici –prestada- unos días antes y no tenía dinero para arreglarla). Lo que no sé es de quien fue la iniciativa, si fue Austral quien llamo a la Fundación, o al revés. Y si fue la Fundación, quién y por qué estuvo interesado en que se celebrara un triatlón en nuestra ciudad.
Sea como fuere, el caso es que allí, además de los mejores triatletas nacionales del momento, se dieron cita Eduardo Franco (procedente de los Trotapinares), Manuel F. Aceña y Santiago Revuelta. Suponemos que hubo más participantes vallisoletanos, pero no debieron de tener continuidad en el deporte, así que estos son los pioneros del triatlón en Valladolid, y además uno de los gérmenes del Club Triatlón Pisuerga.
LOS ORIGENES
El más activo de aquellos primeros triatletas es Santi, que comienza a participar en pruebas y, un poco sin querer, empieza a hacer contactos en el mundillo del deporte vallisoletano. El agua, sin embargo, todavía daba miedo, por eso el año 88 es importante porque se celebran en España las primeras pruebas combinadas de bici y carrera, que entonces se llamaban “biatlón” y hoy conocemos como duatlón.  Esto hará más fácil ganar adeptos para la causa en Pucela, entre ellos el hermano de Santi, Fernando Revuelta, marchador y ciclista, que será importantísimo para el equipo, gran organizador y gestor, padre del Tripinformativo y del trofeo tripi y verdadero alma del club.
A través del grupo de atletismo de la universidad de Valladolid, Santi conoce a Félix Matarranz, que también había hecho ciclismo, a Alberto Celestino, piragüista, a German Baena, atleta, etc. Estamos ya en el 89. Deciden federarse para participar en pruebas combinadas, y ya entonces hablan de la posibilidad de crear un club, pero no dan el paso aun, sino que se incorporan como sección de triatlón a la AC Tiburi Trives, fundada en Galicia por otro hermano Revuelta, Javier. Así, competirán con el nombre: AC Tiburi Trives Triatlón Valladolid. Pero el grupo todavía es pequeño.
Santi y Nando también participan en pruebas de ciclo-cross. Conocerán así a Poli Sánchez, ciclista aficionado, y a su hermano Pedro, corredor, a comienzos del 91. Manolo F. Aceña traerá al grupo a un ex-nadador, Javi Seisdedos. A través de Alberto Celestino llega un ex atleta, Luis de Castro (tanto Javi como Luis ya habían debutado en un tri en el 89) Y llega también Javi Pérez, buen nadador y amigo de Fernando. Como vemos, todos ellos de muy distinta procedencia, pero con un interés común, el triatlón. Ya tenemos un grupo de gente más o menos grande, con ganas de entrenar y de competir.
EL NACIMIENTO
Estamos en el verano del 91, y el grupo comienza a hablar de hacer un club. Hay que pensar en un nombre y en unos colores. Entonces tiene lugar la famosa reunión en la cafetería Moka para decidir cómo se van a llamar, de la que salen nombres tan disparatados como Los Amigos de la Trucha, y otros muchos de igual calibre. Al final impera la cordura y deciden llamarse Triatlón Pisuerga (un gran acierto, y nombre original en este mundillo: así a bote pronto no recuerdo ningún otro club con el nombre del río de su ciudad). En cuanto a los colores, por aquel entonces Luis entrenaba en bici con una camiseta de surfer de O’Neill (entonces no era como ahora que siempre estamos a la última, y si no se tenía maillot se entrenaba con lo que se podía). Pues bien, la camiseta en cuestión era rosa fucsia con las mangas negras, y parece ser que Santi sugirió ese color y a todos les gustó la idea. Segundo gran acierto.
En cuanto a cómo montar un club, Nando y Santi frecuentaban la tienda que tenía en el Paseo de San Isidro el ex ciclista profesional Juan Carlos Rozas. Rozas tenía un club con el bonito nombre de AD Sueño Deportivo. En este club se va a integrar el Triatlón Pisuerga.
Enseguida se encarga ropa, maillot y culotte, y se compite ya con ella, creo que, por primera vez en octubre del 91 en el duatlón de Toledo, primera prueba que se gana por equipos.
Se puede decir entonces que el club existe, con ese nombre y esos colores, desde el otoño del 91, aunque no nacerá oficialmente hasta enero del 92 cuando se inscriba en la CNT (Comisión Nacional de Triatlón) y en la Junta de Castilla y León.
LOS PRIMEROS PASOS
En enero del 92 se gestionan las 9 primeras fichas del club, y sucederá otro hecho importante: se participa en la primera competición oficial como club, el Duatlón de Torremolinos, perteneciente al circuito del Campeonato de España. Al salir las clasificaciones, el nombre es muy largo, y la última parte sale abreviada: TriPi. A todos les hace gracia y les gusta la idea, y cuando en la primavera del 92 se encargan las primeras camisetas de competición se harán con el nombre Tripi en el pecho. Tercer gran acierto.
En febrero nace el Tripinformativo y en mayo el trofeo tripi. Se produce el debut de la primera chica, Rocío Ayala, en el tri de Rioseco. Durante el 92 se incorporan al club algunos históricos como Quique del Arroyo, Alfonso Lahuerta, Herguedas, Quico Arribas, J.C. De Pablo, Nacho Domínguez (o sea, yo) y Rafa Ruiz. Se empiezan a hacer entrenamientos conjuntos: a pie los sábados a las 12 en FASA en el pinar, y en bici los domingos en el cine de la Rubia. El año se cierra con 25 socios y la primera cena tripi en las Navidades, en un bar de la calle de Los Moros cuyo nombre no recuerdo, donde se entrega el primer trofeo tripi – una figurita de barro hecha y pintada a mano por Luis.
El 93 es el año del despegue. El tripi se promociona: por medio de Rozas se entra en contacto con Ángel M. Depablos, redactor deportivo de El Mundo, que nos empieza a publicar artículos con fotos a toda plana. Hacemos pegatinas y hasta damos una charla en el IES Núñez de Arce donde yo era profesor. Se debuta en tri blanco (Rafa) y en tri de media distancia (Luis y Rafa). Se comienza a participar activamente en la sección regional de triatlón (Rafa, y después Félix serán presidentes, precursores de Ángel Altés) y en la federación nacional, de la que Rafa será vicepresidente.
En el terreno deportivo se participa en dus del circuito gallego desplazando hasta 20 duatletas a Lugo y Orense, y llegan los triunfos tanto individuales como por equipos – y con los premios, las pulpadas…. En triatlón andamos algo más flojos de gente: el agua sigue asustando y la mayoría solo se atreve con tris de promoción o de natación fácil y corta. Solo somos cinco triatletas “olímpicos” en el club.
El año se cierra con casi 50 socios (entre ellos ya Alberto Ferreras) y una masiva cena.
EL “RE-NACIMIENTO”
El 94 y el 95 son los años de la consolidación. Además de los entrenamientos a pie y en bici se realizan ya entrenos conjuntos de natación, todas las noches, en la piscina de Río Esgueva (anteriormente se nadaba, también por la noche, en Huerta del Rey); nos vemos pues casi todos los días y el equipo se convierte en una gran familia, con sede social primero en Deportes Moral, en la Plaza Mayor, y más adelante en el gimnasio Fitness Park. Después de los entrenamientos quedamos para salir a tomar algo y después de las competiciones se hacen merendolas. En Julio del 94 hacemos una tripiconcentración de 10 días en la casa de Quique en Corniero (León). Se preparan todo tipo de viajes y tripiexpediciones, como la de Niza 95 para hacer el mundial de larga distancia. Definitivamente dejamos de ser un club de duatletas y ya se participa en gran número, en todo tipo de triatlones.
El club se estabiliza en unos 50 socios, y entre las nuevas adquisiciones está un histórico del multideporte aventura, Antonio de la Rosa, además de Saúl Blanco, Toño Fernández y Alberto Altes, entre otros. 
En enero del 95, al fin, el club se “independiza” de Sueño Deportivo y se da de alta como club de triatlón incorporando en su nombre oficial la palabra Tripi. El primer presidente será Luis de Castro.
A partir de aquí, otros 12 años de historia. El club ha dado muchas vueltas y pasado momentos buenos, no tan buenos, y hasta malos, para llegar a lo que es ahora, un club consolidado en el que la gente nueva parece que ha recogido el espíritu con el que fue creado el Tripi, hace ya más de 15 años…
Cuando comencé a pensar en escribir la historia del club me dije que lo hacía por la gente nueva, para que supiera lo que era el equipo, cómo había nacido y lo que significaba. A medida que iba rebuscando entre las páginas del Tripinformativo, y las de mi memoria, y hablando con Luis, con Santi, con Félix… me daba cuenta de que en el fondo también lo hacía por mí, porque estaba recuperando una parte importante de mi pasado, algunos de los años más felices. Una parte en la que unos cuantos deportistas habíamos convertido el triatlón en un modo de vida articulado en torno a un club, el Tripi, del que todos estábamos orgullosos; y al hacerlo nos habíamos convertido en amigos.  Aquellos años, que fueron tan bonitos para todos, están ligados para siempre a un nombre: el Tripi.
Una vez que todos sabéis ya como nació el club no creo que merezca la pena seguir contando historietas, que por otra parte están recogidas en el Tripinformativo, la verdadera historia del equipo, que lamentablemente no se publica desde hace tres años.
Lo que si me gustaría hacer es una pequeña historia del boletín que creó Nando y que tanto hemos defendido algunos, para que inspire a los nuevos editores, que me consta están trabajando en un nuevo número (o no??). Y cerrar esta historia de nuestro club con un resumen de hechos, datos y cifras, y una especie de palmares del equipo. Pero eso quedará para otra ocasión.